Feeds:
Entradas
Comentarios

Vacaciones 2012

Cabo da Roca, Portugal. El punto más occidental del continente europeo, según dicen…

Violetas de marzo

Y la segunda lectura de estas vacaciones… Violetas de marzo, de Philip Kerr.
Un poco decepcionado por esta novela negra ambientada en plena alemania nazi. El detective protagonista me parece complentamente inverosímil, por sus continuas frases que parecen sacadas de una novela negra americana de los años treinta. Su cinismo me parece complemtante impostado, así como las continuas referencias que se hacen a la situación de Alemania en 1936. Lo mejor, las 50 páginas finales, cuando el protagonista lo pasa peor.

El sirviente

Leo rápidamente (no es difícil si tenemos en cuenta que son cien páginas en formato de bolsillo) la novelita de Robin Maugham El sirviente. Me ha gustado y me deja con ganas de más… ganas que me voy a tener que comer con patatas a no ser que lo lea en inglés: esa novelita es lo único suyo que se ha publicado en castellano, según el isbn.
De lectura muy fácil, sin embargo deja un poso amargo. La historia de una autodestrucción basada en dejarse llevar por la pereza. Si es que es la madre de todos los vicios, ya se sabe…

Días

Ayer fue un día de mierda, y eso que lo que me pasó fue una nadería. A ver lo que ocurre cuando me pase algo grave.

Ayer tocó ir a mi concierto anual. Cuando la dulce y cálida voz de Lourdes Hernández, o Russian Red, aún me envolvía, busqué en la red el tema que más me gustó, una versión de All my little words, de The Magnetic Fields. Pero es todavía mejor la versión original:

Me compro un número de la revista “Filosofía hoy”. De la editorial globus, que se dedica a publicar revistas de cocina, decoración, “bienestar”, etc. Me pica la curiosidad: ¿qué hara la filosofía en compañía semejante?
La abro, y su contenido no desentona con el resto de revistas del grupo (bueno, lo raro hubiera sido lo contrario): un repertorio de citas, curiosidades y artículos ligeros, para soltarlas ante los amigos y en eventos familiares varios y presumir de que uno es muy leído e inteligente. (¡Cómo no lo descubrí hace años!).
Hasta aquí, nada que no entre en el juego esperable.
Veo una cosa que me llama la atención, una recensión de un libro de Terry Eagleton; con el resumen, muy breve, de su pesamiento, completamente fusilado de la wikipedia.

Los blogs son útiles para, entre otras cosas, apuntar cosas que vamos encontrando por la red. Y una de ellas me está dejando realmente impresionado y conmovido: el escritor César Mallorquí está contando, en una serie de post de su blog, la triste historia de la destrucción de su hermano, que se suicidó hace diez años (el también escritor Eduardo Mallorquí).
Y me impresiona y conmueve no solo porque la historia, de por sí, ya es conmovedora, sino por la sinceridad que Mallorquí está mostrando al enseñarnos sus entrañas. Incluso cuando se calla algo, lo dice…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.